domingo, 15 de febrero de 2009

La piel del optimista, por Francesc Miralles

Francesc Miralles, hijo de modista y administrativo ilustrado, estudiante eterno de varias carreras, periodismo, filología inglesa, hasta que terminó filología alemana, víctima del síndrome del viajero, así como incapaz de "vivir dentro de una empresa", es coautor junto con Alex Rovira de "el laberinto de la felicidad" , que ya ahora os recomiendo, y, hoy, en su faceta de escritor, ha publicado un artículo en el país sobre el optimismo bajo el título: "La escafandra del optimista".

Francesc Miralles señala que el optimista "tiene la piel" llena de "esperanza" y agrega que, según

Luigi Anolli, profesor de psicología cultural en la Universidad de Milán, el principal atributo del optimista es la esperanza , mientras que el pesimista se caracteriza justamente por la desesperanza. En el primer caso intervienen dos dispositivos psicológicos diferentes:

"La esperanza significa, ante todo, pensar que las personas son responsables y protagonistas de sus actos, por lo que se comprometen activamente a alcanzar los fines deseados. En segundo lugar, la esperanza nos ayuda a detectar, analizar y valorar las posibilidades y los medios que tenemos a nuestra disposición para alcanzar nuestros objetivos"

Creo que es interesante, mucho, la cita que hace y el ejemplo que incorpora de T. Edison:

"El fracaso es la autopista al éxito" (Og Mandino)

Cuando se habla de emprendedores inmunes al desánimo se suele citar a Thomas A. Edison, que quemó decenas de miles de bombillas hasta lograr que se hiciera la luz. Se cuenta que, en una ocasión, un discípulo suyo le preguntó: "Maestro, ¿cómo es que después de tantos fallos y errores usted sigue adelante?". A lo que el inventor respondió: "¿Fallos y errores? No conozco estas palabras. Sólo puedo decirte que ahora tengo 912 fórmulas de cómo no hacer una bombilla".

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails